Proteínas de unión al ARN cumplen un papel clave en mantener la integridad del genoma

Un equipo con participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha demostrado que una proteína que pertenece a una familia de unión al ARN en eucariotas es clave en el mantenimiento de la integridad del genoma. El estudio, publicado en la revista Genes & Development, abre nuevas vías para entender los mecanismos celulares de la inestabilidad genética y el origen de los tumores, ya que varias de estas proteínas ejercen un papel en su desarrollo y progresión.

En concreto, los científicos han estudiado en la levadura Saccharomyces cerevisiae el papel de la proteína Npl3, emparentada con varias proteínas de células humanas implicadas en el metabolismo de los ARN mensajeros (ARNms), encargados de transportar la información necesaria para la síntesis proteica.

"Basándonos en estos antecedentes, quisimos profundizar en el papel de Npl3 en la reparación del daño en el ADN y en el mantenimiento de la estabilidad genómica. Escogimos Npl3 porque el fármaco antitumoral Yondelis mata a las células carentes de esta proteína", explica Sergio Moreno, investigador del CSIC en el Instituto de Biología Funcional y Genómica (mixto del CSIC y la Universidad de Salamanca).

El trabajo, realizado en colaboración con científicos del Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa (mixto del CSIC y la Universidad de Sevilla) dirigidos por Andrés Aguilera, esclarece que las células carentes de Npl3 acumulan híbridos de ARN y ADN que se forman durante la síntesis del ARN.

"Estos híbridos constituyen un obstáculo para la maquinaria de replicación del ADN, dando lugar a roturas. El proceso genera un estrés de replicación similar al que sufren las células pretumorales y tumorales, lo que las hace especialmente sensibles a agentes que dañan el ADN, como los fármacos antitumorales. Por tanto, el estudio no sólo abre un nuevo campo de investigación sobre el papel del ARN en la integridad del genoma sino que permitirá explorar el uso de proteínas específicas de unión al ARN como dianas en tratamientos antitumorales", señala Moreno.

Más información: http://www.csic.es

Descubiertas similitudes entre la matriz extracelular animal y la pared celular de los hongos

  • Un polisacárido regula la función del anillo contráctil que estrangula el citoplasma durante la división celular
  • El estudio ha sido publicado en ‘The Journal of Cell Biology’

Un estudio internacional liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha descubierto que un polisacárido de la pared celular de los hongos, un glucano, regula la posición, la estabilidad y la función del anillo contráctil que participa en la división celular. Estos resultados, publicados en la revista The Journal of Cell Biology, muestran similitudes funcionales entre la matriz extracelular de las células animales y la pared celular de los hongos.

“En células animales un polisacárido y una proteína de la matriz extracelular también están implicados en la división celular (citocinesis). Por el momento se desconoce su función, aunque algunos estudios proponen que la matriz extracelular podría ser necesaria para la acción del anillo contráctil y por tanto para progresión hacia dentro de la membrana durante la citocinesis”, explica el investigador del CSIC Juan Carlos Ribas, del Instituto de Biología Funcional y Genómica, centro mixto del CSIC y la Universidad de Salamanca.

El estudio apunta, además, otras características de este polisacárido: confiere rigidez a la pared celular y al septo de división, es responsable de su formación, y es necesario para mantener la integridad celular durante la separación celular y el crecimiento tras la división.

“El carácter esencial de este polisacárido para la célula fúngica ha permitido el desarrollo de una nueva generación de antifúngicos muy específicos, algunos ya comerciales desde hace pocos años y otros en fase de estudio. En el laboratorio también se investigan estos antifúngicos y el modo que alteran la síntesis de este polisacárido”, añade el investigador.

Según Ribas y su equipo, los resultados de este trabajo ayudarán a entender cómo se produce la división celular y permitirán avanzar en el estudio de aquellas enfermedades donde el proceso de citocinesis es crítico, como en el cáncer.

Javier Muñoz, Juan Carlos G. Cortés, Matthias Sipiczki, Mariona Ramos, José Angel Clemente-Ramos, M. Belén Moreno, Ivone M. Martins, Pilar Pérez and Juan Carlos Ribas (2013). Extracellular cell wall β(1,3)glucan is required to couple septation to actomyosin ring contraction. Journal of Cell Biology 203: 265-282. http://dx.doi.org/10.1083/jcb.201304132.

La organización del ADN influye en la evolución de las especies

16/10/2012 | Comunicación Universidad de Salamanca

El Instituto de Biología Funcional y Genómica (IBFG, centro mixto del CSIC y la Universidad de Salamanca, en España) ha inaugurado los seminarios de investigación del curso 2013-2014 con la intervención de Paco Antequera, científico de la unidad de Dinámica del Genoma y Epigenética de este centro, especialista en la organización del genoma en el núcleo de las células eucariotas. El científico ha explicado que el empaquetamiento del ADN produce pequeñas variaciones en la información genética que se acumula con el paso de las generaciones.

“En cada célula humana hay dos metros de ADN aproximadamente que están confinados en una esfera de unas 20 micras de diámetro, que es el tamaño del núcleo”, afirma Paco Antequera en declaraciones a DiCYT. Por eso, la molécula de ADN está “empaquetada” en varios niveles de organización.

En primer lugar, se enrolla en unos complejos de proteínas llamados nucleosomas, que a su vez forman otras estructuras superiores. Ese primer nivel de organización es tan estable que se ha conservado así durante millones de años. Sin embargo, los nucleosomas dejan una huella en forma de variaciones en la secuencia del ADN. Al igual que cuando se empaqueta un objeto puede quedar un doblez, esta forma de compactar la información genética también deja señal.

Paco Antequera, investigador del IBFG.
Paco Antequera, investigador del IBFG. (Foto. DICYT)

Read more: La organización del ADN influye en la evolución de las especies

EL CSIC y la Universidad de Salamanca inauguran el Instituto de Biología Funcional y Genómica en Salamanca

16/10/2012 | Comunicación Universidad de Salamanca

El centro, de titularidad compartida con el CSIC, único en Castilla y León en disponer de un microscopio ‘spinning disk’ FRAP Laser para el estudio de células in vivo.

La Universidad de Salamanca ha acogido esta mañana la inauguración oficial de la nueva sede del Instituto de Biología Funcional y Genómica (IBFG), de titularidad conjunta con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). El acto ha contado con la presencia de la secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela; el rector de la Universidad de Salamanca, Daniel Hernández Ruipérez; el presidente del CSIC, Emilio Lora-Tamayo; y el director del IBFG, Ángel Durán.

Durante el emotivo acto se han descubierto dos placas conmemorativas a la inauguración del centro y en homenaje al fundador del Instituto, Julio Rodríguez Villanueva, catedrático de Microbiología y exrector de la Universidad, que acudió a la inauguración.

Asimismo, entre otras autoridades institucionales y académicas asistieron Mª Josefa García Cirac, presidenta de las Cortes de Castilla y León; Javier Galán Serrano, subdelegado del Gobierno en Salamanca; Antonio Figueras, vicepresidente de Investigación Científica y Técnica del CSIC; Ángel de los Ríos, director general de Universidades e Investigación de Castilla y León; los alcaldes de Salamanca y Villamayor, Alfonso Fernández Mañueco y Ángel Luis Peralvo; y José Mª Medina, consejero de la Fundación Ramón Areces.

Read more: EL CSIC y la Universidad de Salamanca inauguran el Instituto de Biología Funcional y Genómica en...